Depende de las preferencias de cada uno, aunque en general, los coches automáticos son más fáciles de conducir y pueden ser una mejor opción para aquellos que no tienen mucha experiencia con la conducción. Por otro lado, los coches manuales ofrecen una mayor sensación de control y son más eficientes desde el punto de vista del combustible.