1. Prepara tu vehículo: Antes de salir a conducir en condiciones de nieve, asegúrate de revisar tu vehículo y realizar un mantenimiento adecuado. Verifica el nivel de aceite, los frenos, las luces y los neumáticos, y asegúrate de tener suficiente líquido para limpiar el parabrisas. También es recomendable llevar cadenas para neumáticos en caso de que sean necesarias.

2. Conduce con precaución: Reduce la velocidad y aumenta la distancia entre tu vehículo y el de enfrente. La nieve y el hielo pueden hacer que el frenado y la aceleración sean más difíciles, por lo que es importante conducir con precaución y mantener una velocidad constante.

3. Evita frenar bruscamente: En lugar de frenar bruscamente, intenta desacelerar lentamente y con anticipación. Si tienes que frenar de emergencia, hazlo suavemente y con cuidado, aplicando presión firme y constante al pedal de freno.

4. Mantén una buena visibilidad: Asegúrate de limpiar completamente el parabrisas y los demás vidrios antes de salir a la carretera. Si es necesario, utiliza el desempañador y los limpiaparabrisas para mantener una buena visibilidad.

5. Evita hacer maniobras bruscas: La nieve y el hielo pueden hacer que tu vehículo pierda tracción y se deslice. Evita hacer giros o cambios de carril bruscos, ya que esto puede hacer que pierdas el control del vehículo.

6. Acelera y gira gradualmente: Si tienes que acelerar o girar, hazlo suavemente y con cuidado. Acelera gradualmente para evitar