Ver es una acción literal: los ojos se enfocan en un objeto o situación para evaluarlo. Cuando se conduce, esto significa mirar la carretera para ver los vehículos, señales de tránsito, peligros potenciales, etc.

Observar es una acción más profunda: significa prestar atención a los detalles, reflexionar sobre lo que está pasando y señalar los peligros. Cuando se conduce, esto significa prestar atención a los vehículos cercanos, reconocer los patrones de tráfico, anticipar cambios en el tráfico, etc.