Los amortiguadores son uno de los componentes más importantes para el correcto funcionamiento de un vehículo. Estos se encargan de absorber los impactos y las vibraciones producidas al circular por terrenos irregulares y baches. De esta forma, evitan el desgaste prematuro de los componentes mecánicos del vehículo y proporcionan una mayor seguridad al conductor y sus acompañantes.

Sin embargo, una vez que los amortiguadores se encuentran en mal estado, estos ya no son capaces de cumplir con su función y provocan una serie de problemas en el vehículo. Estos problemas incluyen una mala estabilidad, una peor respuesta en los frenos, una mayor dificultad para maniobrar el vehículo, una mayor dificultad para controlarlo y un mayor riesgo de vuelco.

Por lo tanto, no olvides revisar los amortiguadores del vehículo, y sustituirlos cuando indique el fabricante o estén ya deteriorados