El transporte de material radiactivo por carretera es una actividad regulada a nivel internacional y nacional debido a los riesgos potenciales asociados a este tipo de carga. Por lo tanto, es necesario que los conductores y conductoras que se encarguen de esta tarea estén debidamente capacitados y certificados.

El Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR) es una regulación que establece los requisitos y procedimientos para el transporte de mercancías peligrosas, incluyendo los materiales radiactivos, por carretera en Europa. Este acuerdo es aplicable a todos los países miembros de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (UNECE).

Según el ADR, cualquier conductor o conductora que transporte materiales radiactivos debe tener una formación específica y un certificado que lo acredite. Esta formación incluye conocimientos sobre los riesgos asociados a los materiales radiactivos, medidas de seguridad y prevención de accidentes, así como los procedimientos de emergencia en caso de un incidente durante el transporte.

El certificado de capacitación debe ser emitido por una entidad autorizada por el Estado miembro en el que el conductor o conductora está registrado. Además, el certificado debe ser renovado cada cinco años para garantizar que el conductor o conductora esté al día en cuanto a regulaciones y medidas de seguridad.

Es responsabilidad del transportista asegurar que el conductor o conductora designado para el transporte de material radiactivo cumpla con los requisitos del ADR. También es importante destacar que el conductor o conductora debe llevar consigo el certificado de capacitación durante el transporte y presentarlo en caso de una inspección.

En resumen, el ADR es una regulación importante para garantizar la seguridad