En la mayoría de los países europeos, la luz de emergencia para marcar señales de peligro en carreteras es una luz intermitente amarilla. Esta luz puede ser una luz de techo montada en la parte superior del vehículo, una luz de parrilla montada en la parte delantera o trasera del vehículo, o una luz de trabajo montada en el parabrisas. Estas luces emiten un destello amarillo intermitente para alertar a los demás conductores de un peligro inminente. Esta luz de emergencia es especialmente útil cuando el conductor necesita detenerse en una situación de peligro en la carretera.